A veces cuando el dinero disponible liquido escasea surge la necesidad de buscar inversiones con bajo coste de inversión y con buenos márgenes, este podría ser el caso de invertir en trasteros.

La inversión en trasteros, ya sea para su compra o alquiler pueden ser rentables debido a los bajos costes y medios-altos márgenes de retornos sobre la inversión (ROI). Además suelen ser activos con una tasa de morosidad relativamente baja, y apenas suelen tener costes pues normalmente la comunidad les dan luz eléctrica a estos o se puede pedir, muchos no pagan IBI (pues no figuran en el catastro) y en muchos casos pueden llegar a tener luz natural que podría ser aprovechada para una oficina. 

Es esencial fijarse que los trasteros no tengan humedades, como pueden ser en sótanos bajos de zonas costeras o de ríos (que ante crecidas se inundan), Por regla general buscaremos trasteros que no tengan escaleras por medio, con buena accesibilidad y seguridad, si están a pie de garaje o junto el ascensor siempre tendrán mas valor. 
El arrendamiento o venta no es fácil, pero, por los precios de alquileres que se manejan, el cliente ya no se plantea cambios, y lo que suele ser 6 meses de contrato de alquiler suele alargarse a años debido a que son cantidades pequeñas. 

A la hora de adquirir un trastero, deberemos fijarnos en el número de trasteros en total, así como de viviendas y el tamaño medio en m2 de estas, tanto en el edificio como en la zona. El precio de venta suele ser de media la ¼ parte del m2 de venta de los pisos de la zona en la que se encuentra el trastero. La distancia al mismo no es un factor demasiado determinante, pues la mayoría de portales de anuncios permiten comerciar con trasteros e incluso podemos pactar un precio a un vecino o con el portero por enseñarlo. Los trasteros en zonas costeras turísticas o en el centro de grandes ciudades o cercanos a autovías, son los que más salida tienen.